lunes, 21 de enero de 2013

El método MIA: Motivación, Información y Acción. Cómo ser más influyente.

Hoy tengo el placer de presentarte un método del que oí hablar hace algún tiempo y que me ha resultado de enorme utilidad. El método se llama MIA, y oí de él a través de Eben Pagan.

Es un método que se utiliza para ser más efectivo en la comunicación con tu interlocutor, generalmente se utiliza para la formación de personas.

MIA son las siglas que corresponden a Motivación, Información y Acción (Eben Pagan).

#NoProject. 2º Sesión.

A la hora de dar una información nueva a otra persona que debe aplicar, generalmente se pasa directamente a la información que el alumno debe aplicar. Ésto, que parece tan obvio, no lo es tanto, ¿por qué alguien va a aplicar una información si no tiene motivos para hacerlo?

Así es como funciona el método MIA:

1. Motivación


Antes de dar la información que debe accionar el alumno, es necesario darle la información que le motiva a tomar acción. Esta es la información de motivación.

En este punto debemos comunicar al alumno las oportunidades que se abrirán al aplicar la información, el cambio de vida que puede suponer, cómo se va a sentir después de aplicarla. Esta información es para el alumno un anticipo de lo que podrá ocurrir una vez aplique la información que se le va a dar.

Es como decirle: "estas son las consecuencias al aplicar la información que te voy a dar, ¿te interesa?".

La mejor manera de dar una información de motivación es contando una historia real. La gente recuerda historias.

2. Información


Cuando el alumno ha entendido y comparte el "por qué" debería aplicar la información, entonces está motivado. Y un alumno que tiene un motivo para aplicar la información la aplicará.

Ahora es cuando pasamos a dar la información concreta que debe accionar para surtir su motivación.
El alumno estará atento a esta información si le hemos dado una información de motivación correcta.

Si esta información es muy densa, podemos recordar fragmentos de motivación para reforzar su atención.

3. Acción


Por último, y con el fin de evitar que el alumno se quede en la teoría, debemos hacerle un llamado a la acción. Es necesario plantear un ejercicio o una serie de pasos que el alumno pueda realizar inmediatamente para guardar la información y poder utilizarla en un futuro, ya sea de manera consciente o intuitiva.



Conclusión


Nadie va a aplicar una información si no le das una motivación. La gente motivada escucha la información y está dispuesta a aplicarla. Dales una motivación, y después la información. Ésto es lo contrario a lo que ocurre en el sistema educativo (el español, por lo menos), no te dan una motivación.

Nadie va a aprender algo si no lo aplica. La gente que acciona la información aprende. Necesitas que tu alumno aplique inmediatamente la información que ha recibido.


Espero que te haya gustado este artículo. Déjame un comentario y dime qué te parece este método y cuál fue tu experiencia al aplicarlo.

1 comentario: